Articles / Reviews

Los Básicos De Música Cuántica - Adrian Borland

date: Sep 1, 2012


 

Adrian Borland (1957-1999)

Adrian Borland fue, sin duda, uno de los talentos más intensos y artísticamente dotados de finales del siglo XX. Un alma sensible y atormentada que a menudo caía en profunda depresión, un compositor de enorme talento, inteligente y perfeccionista, y un músico/cantante de una intensidad emocional irrepetible. Buena parte de su obra está marcada por esa esquizofrenia que le sumía en estados depresivos tan agudos que finalmente le llevaron al suicidio.

Borland comenzó su andadura musical allá por 1975 con The Outsiders, trio formado en el sur de Londres. The Outsiders eran Adrian Borland (guitarra y voz), Bob Lawrence (bajo) y Adrian Janes (batería). Su música estaba muy influenciada por bandas como The Stooges o los australianos The Saints. Borland estaba muy integrado en el movimiento punk de la época, eran un habitual del mítico 100 Club londinense, se le podía ver frecuentemente en conciertos de los Sex Pistols. Una anécdota cuenta que en una actuación de The Outsiders en el Roxy Club de Londres a principios de 1977 Iggy Pop, presente en la sala, se sintió tan conmovido y emocionado que se unió a ellos en el escenario, ofreciendo junto a Borland un concierto memorable.

El padre de Adrian apoyaba la ambición musical de su hijo y decidió montar en su casa un pequeño estudio para producir y grabar sus trabajos. No es que fuera ingeniero de sonido ni nada de eso, trabajaba como físico para el gobierno, pero compró una grabadora TEAC de cuatro pistas y una mesa de mezclas y lo instaló en el salón de su casa.

Así se creo el sello Raw Edge Records, donde Borland, el frente de The Outsiders, dejó constancia de su ya enorme talento como músico y compositor. The Outsider fue la primera banda británica de punk que publicó un álbum 100% háztelo tú mismo; música y letras de Borland, producción a cargo de él mismo y su padre, grabado en el salón de su casa, y publicado por su propio sello con financiación familiar.

The Outsiders dejaron un legado no muy extenso, pero si muy interesante. 'Calling On Youth' (LP 1977), 'One To Infinity' (EP 1977) y 'Close Up' (LP 1978) fueron los trabajos publicados por la banda con el sello Raw Edge Records. Trabajos que en líneas generales fueron un tanto ignorados por parte de la crítica musical, quizá fuera por ese carácter de Borland que le alejaba de protagonismos y primeros planos. En 1993 se publicó Vital Years, álbum que recopilaba algunos de sus mejores temas.

Hacia finales de 1978 Graham Bailey (Graham Green) (bajista) y Michael Dudley (batería) se unen a la banda reemplazando a Bob Lawrence y Adrian Janes, incorporándose también la teclista Bi Marshall (teclados y saxos), con lo que The Outsiders sufre importantes cambios convirtiéndose en un cuarteto. A mediados del 79 adoptan el nombre de The Sound, musicalmente habían progresado desde sus raíces punk y trataban de alejarse de aquella atmósfera evocadora del 77. Su sonido sigue siendo furioso y directo, pero la incorporación de teclados y elementos de viendo teje atmósferas mas sosegadas y emocionales, donde la fascinante forma de cantar de Borland es la guinda que hace de The Sound una de las bandas más excitantes de los 80.

En esa época Adrian Borland y Graham Green inician de forma paralela un proyecto experimental bajo el nombre de Second Layer. Con una caja de ritmos, un sintetizador ARP y guitarras, Borland y Green se adentran en sonidos experimentales de corte industrial. Momentos impregnados de pasajes oscuros y fríos, y otros cagados de aires sofocantes e hipnóticos, hicieron de este dúo una de las apuestas más interesantes de aquellos primeros momentos del post-punk que encabezaron Joy Division.

El proyecto Second Layer no duró mucho, Borland estaba más centrado en la nueva andadura emprendida por The Sound. No obstante, para los amantes de aquellos primeros sonidos del post-punk, Second Layer dejaron cosas muy interesantes; los singles 'Flash As Property' (1979) y 'State Of Emergency' (1980), y el álbum 'World Of Rubber' publicado en 1981. En 1987 el sello belga LD Records editó el EP Second Layer, donde se recogen conjuntamente los dos singles.

En esa misma época, hacia 1981, Borland colabora junto a Jello Biafra (Dead Kennedys) en otro extravagante proyecto de tenebroso electro experimental llamado The Witch Trials. Efímero proyecto que tan solo nos dejó un EP del mismo titulo, temas grabados en cinta en una etílica sesión nocturna en un piso de Londres.

The Sound es la etapa más exitosa y reconocida de Adrian Borland, inmediatamente se convierte en el alma del grupo, compone toda la música y las letras, es el cantante principal y excepcional guitarrista. En 1980 firman con el sello Korova, un pequeño sello de la Warner Bros, para producir tres álbumes. El primero sería 'Jeopardy' (1980), álbum que obtiene buenas criticas pero que comercialmente no termina de funcionar. Un álbum de sonidos afilados y desafiantes que aun conserva posos de su anterior etapa. El álbum contiene alguno de los himnos de la banda; I can’t escape myself, Heartland, Missiles, Resistance, ….. Imprescindible.

Para su segundo trabajo 'From the Lions Mouth' (1981), Colvin "Max" Mayers sustituye a Bi Marshall. Al álbum mantiene la línea del Jeopardy, sonido duro y potente, pero suavizando las aristas y con atmósferas más ensoñadoras. También este segundo trabajo obtiene buenas críticas y elogios, pero tampoco logra sacar a la banda de ese estatus de banda de culto. Temas como Winning, Sense of Purpose, Skeleton o The Fire hacen que este sea uno de los discos más emblemáticos de la banda. Korova presionó al grupo para que tomara un giro más comercial que les llevara a mayores ventas, pero ellos en un acto contestatario respondieron con su tercer larga duración 'All Fall Down' (1982), un trabajo frío y austero que les alejaba más aun de las pretensiones de la discográfica. Sonidos más experimentales y oscuros que ponen de manifiesto la negativa de la banda a ceder a las pretensiones de Korova de hacer música más comercial.

Tras la evidente ruptura con Korova The Sound fichan con el sello independiente Statik. Con ellos publican dos esplendidos trabajos, el EP 'Shock of Daylight' (1984) y el imprescindible 'Heads and Hearts', álbum editado en 1985. Un retorno realmente vibrante, canciones melódicas y vigorosas, con atmósferas evocadoras llenas de luminosidad, posiblemente en 'Heads and Hearts' la forma de interpretar de Borlan esté en su momento más álgido, desborda emoción y sensibilidad. Un álbum de obligada escucha. Genial.

La banda realiza numerosas giras por Europa y el Reino Unido, siendo Holanda el país donde obtienen verdadero éxito. Tras la publicación de 'In the Hothouse', álbum doble grabado en directo en el Marquee londinense los días 27 y 28 de agosto de 1985, el sello Statik entra en bancarrota y la banda queda sin discográfica.

Adrian Borland ya comienza a mostrar síntomas de enfermedad mental, posiblemente agravada por todas las frustraciones de su carrera . No obstante, aun publican un último trabajo, 'Thunder Up' (1987), con el sello belga Play It Again Sam. Posiblemente su trabajo menos entusiasta, se aprecia una banda un tanto cansada, falta de motivación. Aunque en temas como Acceleration Group o la encantadora Barria Alta aun hay posos que conservan la pasión de momentos anteriores.

En 1999 el sello Renascent publicó el álbum 'Propaganda', grabaciones de mayo y julio del 79, anteriores al álbum 'Jeopardy', temas que no habían sido editados anteriormente. Realmente este es el verdadero primer álbum de The Sound. También este sello publicó en el 2004 las grabaciones para la BBC con John Peel, grabaciones de 1980, 81 y 85. Además, el sello Renascent editó en 2006 una serie de cinco cd’s de grabaciones en directo recogidas por la radio holandesa, The Dutch Radio Recordings, donde se puede apreciar la contundencia en directo de esta excitante banda.

El porque The Sound no lograron alcanzar el éxito comercial que sin duda su calidad musical merecía es toda una incógnita. Posiblemente la personalidad de Adrian Borland tuviera mucho que ver. Borland no era persona que ofreciera una imagen y actitud de estrella del rock. Lo suyo era trabajar intensamente, con una dedicación y entusiasmo que a veces superaba lo emocionalmente posible.

Tras la separación de The Sound Borland, junto con otros talentos anónimos de la fuzz-guitar, pone en marcha una loca aventura experimental bajo el nombre de Honolulu Mountains Daffodils. De esta forma los narcisos de las montañas de Honolulu son: Joachim Pimento (Adrian Borland) –guitarras-, Lord Sulaco –vocal y fuzz-guitar-, Zoe Zettner –teclados y fuzz-guitar-, Daiquiri J. Wright –percusión y fuzz-guitar – Franklin Silverheels –fuzz-guitar-, Smoky Alvaro –bajo- y Kneel Mutton –armónica- El ingeniero de sonido es un tal Speedy González y la producción está a cargo del Sr. Pimento.

Nada se sabe de ellos, tan sólo que son un grupo de locos de la fuzz-guitar que se reunían ocasionalmente a finales de los 80 y principios de los 90 para pasárselo en grande en el estudio. Su música es una mezcla de todo lo imaginable, un cóctel explosivo donde se licuan la electrónica más primitiva con los sonidos distorsionados de las guitarras de rabiosos efectos fuzz, y una voz que bien parece Tom Waits encerrado en la sala de maquinas de un submarino, bueno, realmente parece que todo esté grabado entre los hierros oxidados de la sala de maquinas de un submarino.

Aunque entre este amasijo de chatarra también hay espacio para inquietantes baladas, o para la inigualable Also Sprächt Scout Thurston, posiblemente su tema más conocido. Honolulu Mountain Daffodils se ha convertido en todos estos años en una extraña banda de culto con un buen número de fieles seguidores, buena culpa de ello la tiene los tres esplendidos trabajos que dejaron grabados: 'Guitars of the Oceanic Undergrowth' (1987), 'Tequila Dementia' (1988) y 'Aloha Sayonara' (1991). Tras este álbum los misteriosos y fascinantes narcisos de las montañas de Honolulu se disolvieron. Según se comenta por ahí sólo el Sr. Sulaco sabe los motivos. Geniales.

A finales de los 80 Adrian Borland emprende una brillante pero prácticamente desconocida carrera en solitario. Primero con su nueva banda, The Citizens, grupo formado por algunos de los mejores músicos de Londrés amigos de Borland, entre los que destacan Colvin “Max” Mayers ( ex-The Sound) -teclados- , Anthony Thistlethwaite (ex-The Waterboys) -saxofón- o Danny Thompson (ex-Nick Drake) -bajo-. De esta forma editan dos insuperables trabajos con el sello belga Play It Again San Records.

“Le pregunte su nombre a una muchacha en el autobús que iba a Catford. Ella dijo llamarse Alexandria, de México. Extraño nombre para una persona, no es un lugar ?. Si, es un lugar en Egipto”. “Deseaba algo que no tuviera grandes y pesados significados. Pienso en The Sound sufriendo esa imagen de ser embotados y directos, de golpearle a la gente en la cara con lo que deseábamos decir. Buscaba algo más vago, algo casi sin razón. Hablé solamente dos minutos con esa muchacha. Tenía un nombre tan interesante. Conseguí esa idea que buscaba para darme un pedacito de aire que respirar, un lugar para brillar. Quizás Alexandria trae a la memoria el sol, evoca levemente el comienzo, el principio de la civilización.”

'Alexandria' (1989) sería su primer trabajo junto a The Citizens. Alexandria exhibe de forma insuperable el arte de Adrian Borland. Es un trabajo profundo, maduro y muy equilibrado. Borland ha asumido el control completo sobre su trabajo, llevando a cabo, además de las composiciones, todo el trabajo de producción. Los efectos son inmediatos, especialmente en el arreglo y la simplificación de las canciones para hacerlas lo más directas posible. Todo el álbum está impregnado de una atmósfera que rebosa optimismo y vitalidad, emocionantes canciones de una sensibilidad cautivadora. Canciones como No Ethereal, Beneath the big wheel, Shadow of your Grace o She’s my heroine, tema dedicado a Patti Smith, ponen de manifiesto el enorme talento de Borland a la hora de componer y escribir canciones.

'Brittle Heaven' (1992) sería el segundo álbum de Adrian Borland and The Citizens. Al igual que en Alexandria, todas las canciones son preciosas obras de artesanía. Borland parece más inspirado que nunca y compone piezas de una intensidad emocional conmovedora. Brittle Heaven, Flight 23, Faithfull, European streets in the rain, All the words in the world, ………. un disco memorable.

Componer y grabar canciones le sirve de terapia para esa esquizofrenia que le atormenta y le sume en profundas depresiones. Aunque a veces esa misma enfermedad le impide llevar a cabo su gran pasión y le tiene largos periodos alejado de la música. La intensidad emocional que dedica a todas sus obras, ese estado de agitación desesperada, es una bomba de relojería en una persona tan sensible y frágil mentalmente.

'Beautiful Ammunition' (1994), primer álbum donde Borland trabaja realmente solo, y 'Cinematic' (1995), son dos trabajos sencillos, íntimos, en ocasiones muy básicos, donde Borland vuelve a poner de manifiesto su enorme talento con canciones llenas de naturalidad y belleza.

En 1995 Adrian Borland inicia junto a su amigo Carlo Van Putten (en ese momento vocalista de la banda alemana The Convent, actualmente cantante de Dead Guitars), un nuevo proyecto bajo el nombre de White Rose Transmisión. Ese mismo año lanzan su primer álbum del mismo titulo. Tras la muerte de Borland en 1999 Carlo aparca este proyecto, retomándolo en 2006 con otros ilustres colaboradores.

El nombre de la banda surge por una curiosa e interesante combinación. Carlo Van Putten estaba muy impresionado por la historia de los hermanos Hans y Sophie Scholl, dos miembros de la organización antinazi La Rosa Blanca (die weisse Rose), creado en la Alemania nazi durante la segunda guerra mundial. Fue idea de Borland añadir al final la palabra Transmission, “seguimos transmitiendo, esperamos que nos estés recibiendo”, esta era su esencia, continuar transmitiendo.

Su música está llena de pequeños matices donde destaca la sobria y profunda voz de Van Putten. Los elementos de cuerda y la orquestación crean atmósferas de frágiles sentimientos y aires melancólicos, que evocan grises tardes otoñales. Aunque no todo son sombras en la música de WRT, nada de eso, también hay momentos donde el enorme talento de Borland y Van Putten destila composiciones realmente luminosas.

En 1997 Borland publica '5:00 am' (1997), su quinto álbum en solitario, para sorpresa de aquellos que anunciaban su fin, nos muestra nuevamente a un Borlan decidido y enérgico. Una colección de grandes canciones que muestran un estado emocional más positivo. Aunque no se trata de un álbum estrictamente conceptual, su atmósfera tiene mucho de un viaje a través de la noche.

“El titulo del álbum describe el momento más terrible del día para mí. A las 5:00 simplemente se está mal, si todavía no se ha dormido, o incluso si es el momento de levantarse. Para mí es el punto de división, fin de la noche. Algo llega a su fin y comienza algo nuevo, muchas de las canciones tratan sobre esto”.

La última obra terminada de Adrian Borland es el segundo álbum de White Rose Transmisión ‘700 Miles of Desert’, donde también colabora Mark Burgues (The Chameleons), al bajo. Las sesiones de grabación, que se llevaron a cabo en Alemania, finalizaron en febrero del 1999. El álbum de publicaría a mediados de ese mismo año.

Tras la grabación de ‘700 Miles of Desert’ Borland regresa a Londres y comienza a trabajar en el que iba a ser su sexto álbum en solitario. Además, estaba ultimando el lanzamiento, para el mes de abril, del álbum de The Sound ‘Propaganda’, material grabado en 1979 que no fue publicado en su momento. Por otra parte, preparaba una gira acústica junto a Carlo Van Putten y Mark Burgess. Se le veía más optimista y animado que nunca, con una vitalidad desbordante y mirando al futuro decididamente. Incluso, en marzo de ese mismo año, envió una carta a sus fans contando sus trabajos y proyectos futuros, y agradeciéndoles su apoyo e incondicionalidad.

'Harmony & Destruction (El viaje inacabado)'. A principios de abril de 1999 Borland comenzó la producción de lo que sería su sexto trabajo en solitario. El álbum le tenía muy excitado, había puesto grandes esperanzas en que este trabajo marcara un nuevo rumbo a su carrera en solitario. La primera semana de grabación fue bastante bien, se le veía relajado y feliz, pero durante la segunda semana hubo un cambio en su estado de ánimo. Estaba muy excitado y la ansiedad de desbordaba, la pasión y la energía en su voz demostraban que no había hecho caso a los consejos médicos y había suspendido su medicación. Quería estar totalmente despejado y lucido para la grabación del álbum. Sus reservas de energía emocional estaban en el límite, y eso traería consecuencias trágicas.

Borland ya había tratado de suicidarse en una ocasión y pasó un periodo ingresado en un hospital mental, estaba aterrado ante la posibilidad de un nuevo internamiento, no estaba preparado para volver a pasar por ello. A pesar de los intentos de sus padres por persuadirlo, Borland salió de casa la mañana del 26 de abril de 1999 para terminar las grabaciones de voz. Camino del estudio en Londres se arrojó delante de un tren del metro en la estación de Wimbledon.

La voz da a las canciones una sensación extraña, pues están tomadas de las cintas de pruebas de grabación, inicialmente no pensadas para las mezclas finales. No obstante, es el Borland recordado por todos sus seguidores, exuberante y lleno de vida. El álbum es una mezcla de todos sus trabajos anteriores, realmente sorpréndete, aunque inacabado. 'Harmony & Destruction' fue publicado en el 2002 por el sello de su amigo Carlo Van Putten ‘Red Sun Records’.

'The Last Days of the Rain Machine' (2000) es otro álbum lanzado por Carlo Van Putten (Red Sun Records), con el permiso de la madre de Borland. Se trata de un material muy interesante consistente en canciones acústicas con la voz inequívoca de Borland. El material fue grabado en casa de Van Putten en Londres utilizando únicamente una guitarra acústica, dos micrófonos y un registrador de cuatro pistas.

Además de todos los trabajos reseñados, Adrian Borland tuvo una intensa actividad como productor y colaborador de diferentes artistas, entre los que destacan Felt, Into Paradise, Steve Lake, Dole, Kevin Hewick, ……..

En 2006, gracias a los muchos admiradores y amigos que Borland tenía el Holanda, lugar donde sí era muy reconocido, allí era venerado como un dios, se publica 'The Amsterdam Tapes', álbum en memoria de Adrian Borland . Se trata de sesiones de 1992 con Bart Van Poppel y algunos amigos más que no habían sido publicadas en ninguno de sus álbumes. 'The Amsterdan Tapes' es un enorme tributo a uno de los artistas más honesto y brillante de los últimos tiempos.


Ani del Río
Publicado 1st September 2012 por Ani del Río



<< previous page